Tarta Sacher

Las recetas de tarta Sacher

Tarta Sacher de chocolate blanco

Todos conocemos la tarta Sacher con su gran cantidad de chocolate negro, pero este postre también puede hacerse con chocolate blanco y eso es lo que vamos a hacer en esta ocasión.

Para ello necesitaremos:

Tarta Sacher de chocolate blanco

Para el bizcocho:

  • 200 gramos de chocolate blanco para repostería.
  • 200 gramos de mantequilla.
  • 200 gramos de harina de repostería (tamizada)
  • 80 gramos de azúcar.
  • 80 gramos de azúcar glas.
  • Mermelada de albaricoque.
  • 6 huevos grandes.

Para la cobertura:

  • 225 gramos de chocolate blanco para postres.
  • 150 gramos de azúcar.
  • 175 mililitros de agua.

Modo de elaboración

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180/200 grados y tamizaremos la harina para evitar la formación de grumos. Batiremos el azúcar glas con la mantequilla, que la tendremos a temperatura ambiente para poder trabajarla mejor.

Separaremos las yemas de las claras y añadiremos las yemas una a una a esta mezcla, batiéndolas para que se incorporen correctamente. Ahora pondremos a fundir el chocolate blanco, algo que podemos hacer al baño maría y una vez se haya derretido lo reservaremos para usarlo más adelante.

En un bol echaremos las claras y el azúcar y los batiremos con las varillas de la batidora para montarlas. Cuando estén montadas incorporaremos la harina tamizada y lo mezclaremos todo intentando que no se formen grumos.

Ahora verteremos esta mezcla sobre la que tenemos hecha desde el principio e incorporaremos el chocolate blanco fundido, removiéndolo con las varillas de la batidora para conseguir una crema lo más homogénea posible.

Untaremos el molde redondo con mantequilla tanto por las paredes como por la base y verteremos la mezcla en su interior y lo meteremos en el horno durante unos 40 o 45 minutos aproximadamente.

Una vez hecho lo sacaremos y dejaremos que enfríe a temperatura ambiente, después lo desmoldaremos con mucho cuidado pasando un cuchillo por los bordes interiores del molde y lo sacaremos.

Ahora haremos la cobertura del chocolate blanco y derretiremos los 225 gramos de chocolate en un recipiente al baño maría, incorporando la mantequilla y después el azúcar, mezclando sin parar para conseguir una crema homogénea. Una vez hecho esperaremos a que enfríe para poder utilizarlo.

Mientras metemos unos segundos la mermelada de albaricoque en el microondas para que se ablande, con un cuchillo largo de filo cortaremos el bizcocho, ya frío, en dos capas y untaremos la mermelada en ambas y volveremos a poner las capas como estaban.

Presionaremos ligeramente para que el bizcocho quede compacto y le echaremos el chocolate de la cobertura, el cual extenderemos con una lengua de pastelería para dejarlo lo más nivelado posible.

Podemos dejarlo tal cual o decorarlo con unos cordones de chocolate como se puede ver en la foto. Ahora solo resta meterlo en la nevera y dejarlo enfriar unas cuatro o cinco horas antes de servir.

Consejos

Es mejor esperar a que esté completamente frío para desmoldar, porque corremos el riesgo de partir el bizcocho. En este caso lo más recomendable, además de que debe estar completamente frío el bizcocho, es utilizar un molde desmontable, con lo que nos ahorraremos mucho trabajo.