Tarta Sacher

Las recetas de tarta Sacher

Tarta Sacher de fresa

Aunque normalmente la tarta Sacher se suele hacer con mermelada de albaricoque, el hecho de poder prepararla con otra clase de mermeladas nos permite personalizar esta tarta eligiendo el sabor que más nos guste. Por eso vamos a enseñarte a hacerla de esta forma.

Para ello necesitas estos ingredientes:

Tarta Sacher de fresa
  • 200 gramos de harina de repostería (tamizada)
  • 400 gramos de chocolate negro.
  • 300 gramos de azúcar moreno.
  • 300 mililitros de agua.
  • 150 gramos de mantequilla.
  • 5 huevos grandes.
  • Medio sobre de levadura.
  • 50 gramos de cacao en polvo.
  • Un bote de mermelada de fresa.

Modo de elaboración



Precalentaremos el horno a 180/200 grados y tamizaremos tanto la harina como la levadura, incorporaremos la mantequilla (que debe estar atemperada) y el azúcar moreno.

Todo esto tendremos que batirlo bien para que quede correctamente incorporado, por lo que hay que hacerlo con las varillas de la batidora, acabaremos rápido y lo dejaremos mezclado de una manera homogénea.

Pondremos agua a calentar en un cazo y cuando esté caliente le echaremos la mitad del chocolate negro y lo removemos bien hasta que el chocolate haya fundido, pero sin dejar que el agua legue a hervir.

Cuando esté le añadiremos la harina y la levadura tamizada así como el cacao en polvo y lo removeremos hasta conseguir una crema sin grumos. Esta mezcla la incorporaremos a la que tenemos reservada y la mezclaremos bien para que se unan las dos y formen una crema homogénea.

Engrasaremos un molde redondo y verteremos la mezcla con cuidado, buscando que esté nivelada, para lo que tendremos que mover un poco el molde para que asiente la mezcla y la meteremos en el horno durante unos 40 minutos.

Lo sacaremos y dejaremos que enfríe y una vez frío lo cortaremos en dos capas sobre las que untaremos la mermelada de fresa y volveremos a colocarlas.

Ahora fundiremos el resto del chocolate con lo que nos queda de mantequilla. Lo mejor es hacerlo igual que antes, al baño maría, no nos costará demasiado trabajo y es mejor que en el microondas, dado que éste reseca el chocolate.

Una vez tengamos fundido el chocolate con la mantequilla, lo verteremos sobre el bizcocho y lo iremos extendiendo con una lengua pastelera o con un cuchillo alargado. Cuando esté completamente extendido el chocolate lo dejaremos que se enfríe en la nevera durante 3 o 4 horas y ya estará lista para comer.

Consejos

Para cortar sin peligro el bizcocho, debemos hacerlo con un cuchillo de filo y no de sierra y cuanto más larga tenga la hoja será mucho mejor, Por otro lado, para trabajar mejor con la mermelada es mejor calentarla un poco en el microondas para que se ablande y podamos untarla más fácilmente.